miércoles, 8 de agosto de 2012

¿Que es el Revisionismo?




Muchos piensan incorrectamente que el revisionismo es apartarse de la ortodoxia, “revisar” una tradición. Esta es una visión incorrecta de lo que es el revisionismo en un contexto marxista.

El marxismo no es un dogma, sino una guía para la acción, una ciencia de la revolución.

El marxismo es aplicar la ciencia revolucionaria a la tarea de la liberación total, a la tarea de llegar al comunismo.

Como cualquier ciencia, la ciencia revolucionaria evoluciona con el tiempo. Si cualquier desviación de las obras originales de Marx fue un ejemplo de revisionismo, entonces todo lo que ha sido publicado después de la vida de Marx sería revisionista. Este no es el caso. Entonces, ¿qué es el revisionismo?

El revisionismo es revisar el corazón revolucionario del marxismo, es amputarlo de su esencia revolucionaria.

Los revisionistas son los que cambian la ciencia revolucionaria a lo opuesto, los que la convierten en una teoría reformista.

Se trata de dar una cara “marxista” a la contrarrevolución y la opresión.

Los revisionistas “ondean la bandera roja para oponerse a la bandera roja” .

Hay diferentes tipos de revisionismo. Vamos a poner varios ejemplos:

1. Reformismo. Los reformistas dicen a menudo que no necesitamos una revolución. Dicen que el sistema puede ser reformado gradualmente. Ellos piensan que pueden llegar al socialismo (y el comunismo) a través de medios legales y parlamentarios. Ellos no ven el estado actual como un instrumento de dominación de la clase reaccionaria. Ellos lo ven como un agente neutral o medio independiente que está por encima de la lucha de clases. Ellos creen que las fuerzas populares pueden ser elegidas, que pueden cambiar las cosas a través de los grupos de presión, etc. Esto está relacionado con la opinión de que la conciencia comunista evoluciona espontáneamente a partir de las luchas economistas como mejores salarios. Este gradualismo y evolucionismo formaron la línea de los revisionistas de la Segunda Internacional. Estas fuerzas se conocen como “socialdemócratas”.

2. Socialimperialismo / socialfascismo. Hay aquellos que dicen que son marxistas, sin embargo, abogan por el imperialismo. Envuelven su imperialismo en una bandera roja. Los socialimperialistas originales fueron los socialdemócratas de la Segunda Internacional. Los socialdemócratas alemanes y franceses apoyaron los esfuerzos de guerra de sus países imperialistas en la Primera Guerra Mundial. Ellos pensaban que una victoria en la guerra beneficiaría a los trabajadores de su patria. Trataron de defender los intereses de su población con el botín de la conquista imperial. Los revisionistas pusieron sus propios pueblos, sus propios trabajadores, por delante del proletariado mundial. Estos socialdemócratas fueron estrictamente nacionalistas. Por el contrario, Lenin era internacionalista. Lenin defendió la política de “derrotismo revolucionario” para los países imperialistas. Lenin buscaba la derrota del imperio zarista con la esperanza de que una derrota para su país imperialista podría conducir a una situación revolucionaria. Contrariamente a Lenin, los revisionistas de la Segunda Internacional eran los socialimperialistas y socialfascistas de su día. Fueron socialistas de nombre, pero en realidad, eran imperialistas y fascistas.

Otros tipos de socialimperialismo han existido. Por ejemplo, la Unión Soviética dejó de avanzar hacia el comunismo en la segunda mitad del siglo XX. La burocracia soviética se convirtió en una nueva clase capitalista. Se comenzó a implementar las políticas capitalistas. A pesar de que afirmaban ser socialistas, se comportaban como una gran potencia imperialista. Explotaron a otros países. Ellos impusieron su propio orden colonial a través en partes del Tercer Mundo. Al igual que los imperialistas que existieron antes de ellos, la URSS y los imperialistas occidentales se dividieron el mundo en “esferas de influencia.” Ambos bloques imperialistas, el del Occidente y el del Este, trabajaron juntos para controlar los países oprimidos. Los dos tipos de imperialistas reconfiguraron la economía mundial en beneficio de los imperialistas a la expensa de los países oprimidos. La URSS llevó a cabo sus ambiciones imperialistas bajo una bandera roja.

Actualmente China y Rusia son potencias imperialistas, aunque es EE.UU la superpotencia hegemónica y el mayor número y más criminal enemigo de los oprimidos del mundo.

3. La Teoría de las fuerzas productivas. Este revisionismo disminuye la importancia de la necesidad de la lucha de clases en el proceso revolucionario. En cambio, este revisionismo considera el desarrollo de la tecnología como la clave principal para crear un mundo mejor. Este punto de vista exagera demasiado el papel de la tecnología en el proceso revolucionario. A veces actúa como si el desarrollo tecnológico fuese a producir un mundo comunista. Estos revisionistas se equivocan con su meta. En lugar de establecer la meta como el fin de la opresión, ven la creación de una sociedad abundante, llena de bienes de consumo, como la meta.

5. La falta de seguir todo el camino hasta el comunismo. Algunos revisionistas dicen que no tenemos que ir todo el camino hasta el comunismo. Este revisionismo disminuye la importancia de la necesidad de continuar la lucha de clases bajo el socialismo. Estos revisionistas dicen que la lucha de clases, simplemente desaparece bajo el socialismo. Ellos no ven el socialismo como una transición al comunismo. En cambio, piensan que el socialismo sólo es la nacionalización de la industria y un estado de bienestar.

Nos hemos inspirado en parte de este texto:

2 comentarios:

  1. Muy bueno. Agrego: hay una diferencia sustancial entre el revisionismo de viejo tipo y el revisionismo moderno. Los revisionistas de la Segunda Internacional estando en la oposición apoyaron e identificaron con sus propias burguesías imperialistas de sus propios países en la guerra mundial. En cambio, los revisionistas modernos estando en el poder se convirtieron en burguesía de nuevo tipo y aplican una política de búsqueda de hegemonía mundial o han degenerado en neocolonias de tal o cual bloque imperialista o socialimperialista.

    ResponderEliminar
  2. Sobre la cuestión del marxismo, la burguesía es tan caduca que no ataca directamente sino que recurren a ideas de dos siglos atrás reinvindicando a personajes totalmente ultrarreaccionarios, cacasenos como Tocqueville, versión rosa de la dictadura burguesa norteamericana, son pasatiempo completo, dicen el marxismo ha caducado, no sirve, no atacan abiertamente ¿Cuándo han fundamentado? Nunca nadie probó la caducidad del marxismo. Han cacareado, son aprendices, saltimbanquis como Düring y una recua de saqueadores del marxismo.

    En síntesis, hay que hacer la defensa del marxismo, del socialismo, de la dictadura del proletariado, del Partido, viendo lo grande que generó, a qué intereses sirve y contraponerle a qué intereses sirve el capitalismo, el imperialismo, la dictadura burguesa, los partiduchos. No estamos para tiempos de ambigüedades. Para que avance la revolución se requiere contendor con violencia para grandes separaciones. El Presidente Mao dijo: “Sólo un gran caos puede generar el nuevo orden”. Hemos tenido insuficientes caos hay que generar más, hacerlo a nivel de ideas, mover ideas es vital para formar opinión pública, sin eso no se conquista el Poder.

    presidente gonzalo

    ResponderEliminar