jueves, 8 de agosto de 2013

LA CLASE OBRERA DEBE TOMAR EL CIELO POR ASALTO



 
La clase obrera ha demostrado ya a lo largo de la historia, y lo demostrará aplastando al sistema capitalista tarde o temprano, que es capaz de "tomar el cielo por asalto".
 
En 1917 en Rusia y en 1949 en China dichas revoluciones elevaron de manera efectiva, real, a las clases oprimidas al poder político, a tomar el cielo por asalto, a asumir en sus manos el manejo de los asuntos de la sociedad.
 
La historia no es un proceso lineal sino que es un proceso de avances y retrocesos. La clase obrera tomo el poder en diversos países y por desgracia lo perdió, así como conquisto derechos y mejoras y actualmente las estamos perdiendo y regresando a los tiempos de esclavitud.
 
Pero estos son reveses temporales ya que la historia mirada en perspectiva nunca da marcha atrás, como mucho hay retrocesos temporales. Tarde o temprano el proletariado cumplirá su misión histórica y el sistema burgués será destruido y reemplazado por el sistema proletario y el mundo se encaminara hacia el comunismo.
 
Hoy la clase obrera debe tomar conciencia de su grave situación, de la guerra que la burguesía la ha declarado, de como estamos retrocediendo a los tiempos del más vil capitalismo y la esclavitud y que debe prepararse para tomar el cielo por asalto. Todos los derechos que fueron conquistados gracias a mucha sangre derramada en dura lucha por la clase obrera están siendo desmantelados. Todo los derechos que nuestros abuelos conquistaron en dura lucha las alimañas de la burguesía los están suprimiendo actualmente.

En el pasado los capitalistas se vieron forzados a ceder determinadas concesiones (el llamado "estado del bienestar")  y otorgar mejoras a las clases populares para mantenerlas "tranquilas" y que el ejemplo de la revolución proletaria triunfante en la URSS y otros países no se expandiera. Hoy no tienen el peligroso ejemplo del campo socialista y por tanto están desmantelando las concesiones que antes se vieron obligados a otorgar para mantener el sistema. Hoy tienen el campo libre para explotar más salvajemente a la clase obrera y demás clases populares a menos de que estas se pongan en pie y se organicen para tumbar este sistema cada día más vil e injusto.

Hoy los sectores conscientes de la clase obrera nos encontramos en un momento muy difícil por la situación de gran confusión y dispersión existente en el Movimiento Comunista Internacional (MCI), en el cual hay desde sectores honestos que trabajan por la revolución hasta toda clase de oportunistas que actúan como destacamentos de la burguesía en seno del movimiento obrero.  El MCI necesita depurarse de todo el colosal montón de basura que tiene en su interior y que solo hace acrecentar la confusión y la dispersión, y por otra parte los sectores honestos que realmente pretendan trabajar por la Revolución Proletaria y el Comunismo deben hacer un balance de los aciertos y los errores cometidos, abandonar los sectarismos estériles e intentar unir a los susceptibles de ser unidos sobre la base de los principios comunistas y la acción revolucionaria común. Principios comunistas y acción revolucionaria común deben ir unidos.
 
Los cambios sociales profundos no se logran con votaciones en el Parlamento ni por medios pacíficos: hay que imponérselos a los poderosos por la vía de las armas, de la revolución social, de organizar la rebelión de los trabajadores, de los oprimidos y para ello hay que crear unos instrumentos indispensables (Partido Proletario, Ejercito Popular, Frente de las clases oprimidas) para tales fines. Hacia estos objetivos debemos avanzar los sectores conscientes de la clase obrera.
 
La clase obrera debe tomar el poder político si quiere comenzar a acabar realmente con las injusticias del orden social capitalista: tal es la lección, positiva y negativa, de la lucha de clases de los últimos dos siglos. Toda otra definición no es más que una mistificación para conducir las heroicas luchas sociales que ha dado el período reciente a la vía muerta y tramposa de las “instituciones” del régimen y el Estado capitalistas.
 
ODC.
 
-----------

2 comentarios:

  1. Acá si que no se coge

    ResponderEliminar
  2. La clase obrera debe tomar conciencia de que son los obreros quienes operan las industrias. Es necesario aprender a producir sin que un mayoral nos esté dando de latigazos. Debemos prepararnos para funcionar sin un jefe que nos mande. Estar listos para el día en que seamos los propietarios de la empresa y aún sigamos trabajando con empeño y eficiencia, SIN PENSAR "AHORA YO SOY JEFE, QUE TRABAJE OTRO"...

    ResponderEliminar