sábado, 14 de diciembre de 2013

Un explicación didáctica sobre la corrupción de la casta política del sistema

 
 
El sistema capitalista es corrupto por naturaleza, por esencia. Corrupción y capitalismo van indisolublemente unidos.

Todo el sistema capitalista esta corrompido de arriba a abajo e impregna a todas sus instituciones y organismos.

Hoy día los “negocios sucios” han pasado a ser la fuerza principal que dinamiza al sistema en su conjunto.
 
La especulación financiera, el negocio de las armas (principal industria a nivel global, que no es otra cosa que el negocio de la muerte), el tráfico de drogas ilícitas, el lavado de capitales “sucios”, el crimen organizado en su conjunto, la guerra, no son una nota marginal en el capitalismo actual: ¡son su esencia, su savia vital, su núcleo fundamental!
 
Pero nos vamos a concentrar aquí en como funciona la corrupción de la casta política, es decir de los mercenarios a sueldo del gran capital que es quien toma las decisiones desde la sombra en verdad. Los políticos son simples marionetas del gran capital.
 
Contrariamente a lo que piensa el pueblo los políticos más enriquecidos no son los que dan grandes golpes o pelotazos millonarios de golpe.
 
Los más enriquecidos son los políticos que generan grandes negocios para sus amigos y se quedan con una porción de las acciones de esos negocios. Además luego cuando pasan al retiro de la vida política las empresas a las que han beneficiado los suelen recompensar con cargos honoríficos muy bien remunerados. Son de sobra conocidos los contratos por multinacionales de los ex-presidentes del Estado Español Felipe González y José María Aznar y esto esta extendido a todos los niveles en la clase política desde los ayuntamientos hasta el gobierno del Estado.
 
El político que desfalca 5, 10, 20, etc. millones de euros de golpe es un bruto que corre un gran riesgo y exposición a ser cazado.
 
Los políticos verdaderamente multimillonarios son los que consiguen la concesión del manejo de aeropuertos y otros servicios similares por 20 años para una empresa privada y obtienen un 10 o un 15 por ciento de las acciones por medio de intermediarios. Esos ordeñan fortunas a lo largo de varios decenios de años.
 
Concesiones de construcción, concesiones de servicios, monopolio en el abastecimiento de agua, luz, telefonía, transportes, licencias de construcción, etc. De ahí es de donde viene la mayor fuente de robo y corrupción de la casta política, que esta esparcida por todo el Estado y en la que casos como el ayuntamiento de Marbella son solo la punta del iceberg.
 
El Capitalismo es Corrupción por esencia.

------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario