lunes, 8 de mayo de 2017

Trump en Riad


Por Eugenio García Gascón - Público
 
 
La primera etapa del primer viaje de Donald Trump al extranjero este mes de mayo será Riad. Después el presidente americano hará una visita a Israel y al Vaticano.
 
La parada en Riad está justificada por la inminente venta a Arabia Saudí de armamento por valor de decenas de miles de millones de dólares, incluidos aviones de guerra, sistemas de defensa de misiles y buques de guerra. Se supone que en las próximas semanas se concretarán los gigantescos contratos.
Para Estados Unidos, como para Israel, Irán es un pretexto para sus políticas en la región que no paran de fortalecer, de manera que no puede sorprender la atención que americanos e israelíes dispensan a la República Islámica al tiempo que azuzan a Arabia Saudí para que se arme cada vez más.
 
Es cierto que de tanto en tanto Washington dice que la intervención saudí en Yemen debe de terminar, pero lo hace sin convicción a pesar de que las armas que Arabia Saudí usa proceden en su mayor parte de Estados Unidos, aunque también las hay de otras dos grandes democracias occidentales como son el Reino Unido y Francia.
En los últimos años Estados Unidos ha vendido a Arabia Saudí armas por valor de miles de millones de dólares y es natural que quiera vendar más ahora que Trump ha prometido dar trabajo a los ciudadanos de su país.
 
Por parte de Riad, la adquisición de las armas está justificada no solo porque de esta manera defiende sus intereses regionales, sino también porque le ayuda a mantener cerrada la boca de la conciencia en Washington, Londres y París.
 
Las relaciones de Riad con Washington se enfriaron durante la época de Barack Obama, especialmente cuando se firmó el acuerdo nuclear con Irán en 2015, pero ahora ya no existe ningún obstáculo para enmendar la plana, máxime cuando Trump ha amenazado seriamente a los iraníes y lo ha hecho de manera pública.
 
Los acuerdos de venta de armas a Arabia Saudí debe aprobarlos el Congreso teniendo en cuenta que legalmente existe la exigencia de que Israel debe mantener una ventaja militar cualitativa sobre los países de la región, una condición que no representará ningún obstáculo ahora que saudíes e israelíes están a partir un piñón.
 
------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario